Ainda o 33


"Le gustó que le tocara el cuarto 33. A ese hotel no había llegado la pretensión de que el cuarto 33 fuera el 303. Además, Ramón López Velarde había muerto a los 33 años y él necesitaba coincidências. Cualquier dato supersticioso que lo acercara al poeta lo haría sentirse más capacitado."
Início do romance "El testigo", de Juan Villoro.

Comentários

Mensagens populares deste blogue

No Traçando Livros de hoje, Milan Kundera e A arte do romance

Uma resenha que não aconteceu